Seri Offset: el espacio,… la última frontera

Copyright © 2018 Vostok Printing Shop, All rights reserved.

Hace ya tiempo que queríamos presentaros esta posibilidad gráfica: estampar tinta de offset con una pantalla de serigrafía. Vais a pensar, que estamos tó locos. Es verdad, por algo somos Vostok

Mezclar conceptos de serigrafía y offset puede parecer un disparate pero en una sola estampa conseguimos lo mejor de cada técnica. El resultado es espectacular, todo el brillo y la transparencia de una tinta de offset pero a la vez con el grueso y la presencia de una impresión serigráfica. Podemos estampar grandes masas con la nobleza del offset y a la velocidad de la impresión serigráfica.

Una tinta grasa sin usar solventes
Usualmente cuando se trabaja serigrafía con tintas que nos son base agua, tenemos muchas opciones pero suelen ir acompañadas de varios inconvenientes. El primero de todos es que las tintas de base no acuosa están compuestas, entre otras cosas, por solventes. Estas tintas secan muy rápido en pantallas ya que mayoritariamente secan por oxidación (evaporación de los componentes solventes). Y esto nos lleva al segundo problema: la necesidad de utilizar retardantes y diluyentes a base de productos solventes. Los cuales no solo son contaminantes sino que además son poco aconsejables para la salud y nos obligan a hacer uso de guantes, mascarilla y una buena ventilación.


La tinta de offset es una tinta denominada tinta “fresca”, diseñada para trabajos gráficos que requieren de un secado lento por la particularidad del propio proceso de estampación. Por lo tanto, no están compuestas de disolventes agresivos que evaporen rápido y aceleren el secado. Aunque se aconseja trabajar en un lugar ventilado, no emiten vapores tóxicos y nocivos para la salud. Además, al ser de secado lento, no obturarán la malla de nuestra pantalla con tanta facilidad. A primera vista todo son ventajas!!

Adecuamos la tinta
Como cualquier otro tipo de tinta de serigrafía, es necesario de conseguir la fluidez necesaria para que sea apta para serigrafía.
Todas las tintas de offset tienen una densidad diferente y, como no puede ser de otra manera, tienen densidad idónea para estampar en offset pero no para serigrafía. Para serigrafía necesitamos una tinta mucho más fluida. Para ello, mezclamos la tinta con algún aglutinante o medio fluido que nos modifique la densidad. En este caso hemos usado aceite de linaza. Con una espátula y algo de paciencia pastamos la tinta hasta conseguir la densidad deseada: en este caso, más fluida que si fuera una tinta de serigrafía base agua.

Acelerar el proceso de secado
Para acelerar el secado de la tinta recomendamos usar algún tipo de secativo. Para tinta base aceite podemos usar, por ejemplo, secativo de cobalto. Añadiendo unas gotas aceleraremos muchísimo el secado de la tinta. De lo contrario con un grueso de tinta tan elevado, tardaría en secar más de 72 horas. Con una buena dosis de secativo de cobalto podemos conseguir un secado de entre 6 y 12 horas al apilado, 24horas por completo.


Estampar
Si hemos adecuado bien la densidad de la tinta, será muy fácil de estampar.
Si la densidad es muy densa lo notaremos enseguida porque la tinta se enganchará demasiado y deslizará con dificultad sobre la malla,  obligando a hacer mucha presión para transferir la tinta al papel. Si por el contrario la tinta es muy fluida tenderá a “reventar” la imagen, pudiendo dejar rastro de aceite en el papel.


Recoger la tinta
Después de realizar todo el trabajo de edición recogeremos el máximo de tinta posible mediante una espátula con los cantos romos. Hacemos pasar la rasqueta varias veces sobre papeles de prueba (como si estuviéramos estampando) hasta que eliminamos el máximo de tinta posible. Cuanta más tinta eliminemos, más fácil será limpiar la pantalla.

Limpieza sin disolventes
Aquí reside, una de las cuestiones más importantes. La limipeza la realizamos con el aceite vegetal Novasol y agua y jabón!. Consideramos, que todo este proceso, no tendría mucho sentido si tuviéramos que trabajar con disolventes de limpieza. Siempre que sea posible, preferimos decantarnos por sistemas alternativos. Para acabar de limpiar la pantalla y con el objetivo de eliminar la grasa que haya podido dejar el aceite de limpieza, aclaramos con agua y jabón.