El Glamour de los carteles de antaño

La Vostok vuelve de vacaciones con un tutorial, que hará las delicias de rotulistas, dibujantes publicitarios  y sensibilidades amantes del Arte y el Buen Gusto.
Pasear distraídamente por bulevares y calles de las ciudades y pueblos de nuestra bella y hermosa geografía y volver a ver  cristales esmerildados en decadentes y estilosos cafés, va a volver a ser posible de la mano de Almacenes Vostok.
Consigue efectos esmerilados como si fueses un experimentado rotulista o artesano del siglo XIX pero sin limitaciones gráficas. Sencillo y rápido!. Nada de métodos complejos de esmerilado físico, abrasivos, reservas imposibles o chorros de arena.

Paso 1. Desengrasamos y emulsionamos la pantalla
Lo primero que debemos hacer, como en cualquier otra pantalla, es desengrasar la malla. Aplicamos jabón especial para desengrasar. Este jabón no sólo elimina los restos de polvo y grasa de la pantalla sino que además facilita una buena adherencia de la emulsión sobre el tejido.

La pasta mateante es un material bastante denso. Para permitir una buena bajada de material (aunque tengamos intención de estampar sobre vidrio) recomendamos hacer uso de pantallas bastante abiertas; 43 hilos es una buena hilatura.
El tipo de emulsión debe ser cualquiera que sea apta para trabajar con tintas base agua.

Para una buena reacción del material, es importante que haya una buena bajada de pasta para que la reacción sea buena y el resultado sea espectacular. Un grueso de emulsión extra en nuestra pantalla facilitará una buena bajada de material. Para ello podemos emulsionar varias veces por ambos lados de la pantalla. Haciendo la última capa siempre por la cara interior, de manera que el grueso de emulsión quede en la cara exterior. Es recomendable como mínimo hacer dos capas de emulsión: una por la cara exterior y una por la cara interior.

Nota: La capa siempre debe ser regular. Un grueso extra de emulsión no significa una capa informe de emulsión o tendremos muchos problemas para grabar la imagen.

Paso 2. Grabamos la imagen
Una vez preparada la pantalla y con la emulsión totalmente seca, la grabamos de la misma forma que realizaríamos una pantalla para cualquier otro propósito, siguiendo las recomendaciones de la emulsión. Los tiempos de exposición, como siempre, depende de muchos factores: tipo de hilo, grueso de emulsión, tipo de luz, distancia a la lámpara o fluorescente.

Paso 3. Preparamos la pasta mateante
La pasta mateante es un material soluble en agua y que en su propia composición incluye un bajo porcentaje de ácido que al entrar en contacto con el vidrio reacciona y matea la superficie del mismo. El material no es peligroso pero al contener componentes corrosivos conviene utilizar guantes y evitar el contacto con la piel.
La pasta mateante es bastante densa y es necesario adecuar la densidad antes de utilizarla. Para ello simplemente debemos usar el diluyente especial para pasta mateante y, pastar con una espátula hasta conseguir homogeneidad en la mezcla.

Nota: La pasta mateante densifica también por temperatura. En invierno la pasta cristaliza más que en verano.

Paso 4. Estampando una pasta densa y corrosiva
Cuando la densidad de la pasta sea la adecuada ya podremos ponernos a estampar. Colocamos la pasta sobre nuestra pantalla y mediante la rasqueta cubrimos la pantalla.
En este caso recomendamos estampar de una sola pasada. El material que estamos estampando es bastante espeso pero no debemos olvidar que estamos trabajando con una malla muy abierta sobre una superficie extremadamente lisa y nada porosa. Así pues, no conviene hacer dobles pasadas, cargar en exceso ni apretar más de la cuenta o obtendremos “reventones” de tinta y dobles imágenes. Si la relación: abertura de malla, capa de emulsión, densidad de tinta y presión es buena, el resultado será impecable.

El material estampado es bastante transparente pero el brillo de la tinta permite ver si la estampa es buena o no.
Una vez estampado el cristal debemos dejar secar unos minutos.

Nota: La pasta mateante es corrosiva sobre vidrio desde el primer momento y aunque para un buen resultado es necesario esperar unos minutos, la acción es visible por poco tiempo que esté en contacto.

Paso 5. Limpiar el cristal
Una vez pasado el tiempo de reacción (entre 3 y 5 minutos será suficiente) simplemente tenemos que aclarar con agua abundante para eliminar los restos del producto que hayan quedado en la superficie.Secar y ya estará listo!. Nos hemos convertido en artesanos del mateado de cristal.